Fiebre del Sábado noche

by Julia on

Como cada sábado baje de fiesta a una de las discotecas de moda de Barcelona. Las semanas se hacen muy largas y mi trabajo en una multinacional alemana de seguros es realmente agotador, muchas horas y en ocasiones teniendo que alargarlas por la diferencia horaria. Además, desde la central se creen que somos igual a la hora de trabajar que ellos. En fin, mucho agobio y hay que liberar tensión los fines de semana ¿no?

Una dulce sorpresa

Mis gustos en cuanto a música son bastante rockeros, Sepultura, Angra, música rock, pero si quieres conocer a chicas debes ir a las discotecas, dónde, aunque la música no es muy de mi agrado, ves a auténticas preciosidades moviendo sus cuerpos.

La noche de Barcelona es muy caliente y tenía muchas ganas de fiesta, unos cuantos vodkas con limón y empezaba a estar en la gloria, mis amigos igual. Nosotros al principio solemos estar charlando entre nosotros, la primera hora luego a partir de las 12 empezamos a buscar chicas, en mi caso me fijé en una belleza morena de ojos azules, piel blanca, quizás demasiado para ser de Barcelona.

Me fui a saludarla y muy simpática comenzamos a hablar y me dijo que no era de la ciudad, era Argentina de Córdoba y estaba aquí por trabajo, le pregunté en que trabajaba y me dijo “soy una escort de fiesta en Barcelona”, me quedé de primeras un poco parado. Nunca había hablado con ninguna, pero le comenté si estaba libre o trabajando, “las dos cosas amor, nunca se sabe”.

FourHands,BarPollyMagooa

Aunque algo dentro de mí me decía que me fuera, realmente me atraía mucho y quería tener sexo salvaje con ella. Hablamos y al final llegamos a un acuerdo, me fui a su apartamento y antes nos tomamos una copita donde le dije que me encantó desde que la vi entrar y se puso roja, aunque ella no llegaba a más con los clientes (tenía pareja en Argentina), me dijo que me iba a follar a lo novio, que tenía ganas y que necesitaba también cariño, ya que llevaba 5 meses fuera sin ver a su pareja.

 

Buen sexo y apasionado, lo disfruté sabiendo que quizás nunca más la vería, una pena no poder llegar a más, pero fue una noche mágica y desperté con ella entre mis brazos. No he vuelto a estar con una escort en Barcelona, pero no lo descarto, una experiencia maravillosa, ardiente y dulce a la vez.

Written by: Julia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *