sexualidad

La energía que produce nuestro cuerpo en el acto sexual no solo tiene un fin como es el de la reproducción. Se puede canalizar para que pueda liberarse diversos tipos de bloqueos emocionales que pueden producirnos estrés y ansiedad. Debemos tener muy en cuenta cinco aspectos del tantra para mejorar nuestra relación de pareja. He aquí algunos aspectos que te convencerán para probar los masajes tántricos.

Beneficios del masaje tántrico

1.-   Ayuda a encontrar un espacio de encuentro donde se puede desconectar y vivir con plenitud la sexualidad: Lo primero que hay que hacer es acondicionar el lugar donde se vaya a realizar, debiendo ser una sala confortable y fuera de ruidos del exterior. Debemos estar en un ambiente que estimule nuestros sentidos y nos llene de energía. Se puede uno rodear de velas, incienso, así como rodearnos de aceites esenciales y poner música suave con el fin de recrear un ambiente perfecto.

2.-   Eficaz a la hora de retardar la eyaculación y aumenta la duración de las relaciones: El masaje tántrico ayuda a que conozcas mejor tu cuerpo y el de tu pareja. El estrés de la vida diaria hace que sea protagonista el sexo rápido, por lo que hay que tomarse su debido tiempo, dedicándonos a conocer nuestros cuerpos. El tema de la disfunción eréctil afecta a más del 30% de los hombres en algunos momentos de su vida. El tantra enseña a que se retarde la eyaculación y que se puede aumentar la duración de las relaciones sexuales.

3.-   Colabora a mejorar la intimidad en la pareja: Aprender este tipo de masaje permite que cuentes con las herramientas necesarias para poder desbloquear las emociones que tengas reprimidas. A veces la sociedad hace que nos creemos una coraza que oculte nuestros sentimientos, en esto el tantra es de vital ayuda a la hora de liberarnos de ellos y sacarlos al exterior.

4.-    Canaliza la energía y ayuda al aprendizaje para manejarla: Los encuentros van a ser más largos y de una calidad mayor. Es útil que uses en los masajes tántricos las plumas del pavo real, por ejemplo.

5.-    Eyacular no es el objetivo: Adentrarse en el mundo del tantra nos enseña a poder tener orgasmos sin que necesitemos eyacular, resolviendo esos bloqueos que en muchas ocasiones lo que hace es impedirnos disfrutar de forma plena del sexo.

Cuando hablamos del tantra lo hacemos de una disciplina milenaria que ha conseguido llegar hasta nuestros días merced a los expertos que han recuperado esta práctica tan antigua.